Historia

VII Amigos de Vitolo

En el año 2007, el futbolista profesional, Víctor Añino Bermúdez, más conocido en el mundo del balompié como “Vitolo”, decide realizar un partido benéfico cerca de las fechas navideñas, ya que es un tiempo donde los clubes conceden a los futbolistas un pequeño periodo vacacional, antes de afrontar el resto de la competición liguera.

Ese partido surge con la idea de recaudar fondos y ayudar a niños con enfermedad o discapacidad severa, incluso a sus familiares, para que estos puedan afrontar los gastos que ello conlleva.

El primer encuentro se celebra en el estadio municipal “Los Cuartos”, de la Villa de la Orotava, un estadio que puede acoger entre 3.000 y 4.000 personas entre su público. A Vitolo se le ocurre mantener un encuentro en forma de triangular, donde tres equipos iban a competir entre sí. Uno de ellos estaba formado por los periodistas de los medios de comunicación de la isla y los otros dos eran capitaneados por el propio Vitolo y por un jugador de las islas bastante reconocido, cambiando cada año. Estos equipos eran formados por diferentes futbolistas de las islas, personalidades conocidas del mundo de la canción, el espectáculo, la política y demás.

El encuentro resulta un éxito rotundo, ya que se llena por completo el estadio, lo que anima a Vitolo a empezar a trabajar, junto a su equipo, en el del siguiente año.

El segundo sigue la misma tónica y tiene como escenario, de nuevo, la Villa de La Orotava. Otro éxito de participación y de público.

Al tercer año, el equipo de Vitolo decide trasladar el partido al área metropolitana, donde se disputarían dichos partidos benéficos en el flamante estadio de Tíncer, unas instalaciones modernas y cómodas para realizar este tipo de encuentros. El nerviosismo continúa entre los integrantes de la organización de “Amigos de Vitolo”, ya que no sabían cómo iba a responder el público. Los nervios desaparecen cuando ven que la grada principal presenta un lleno total. Diferentes marcas patrocinan el partido y lo cubren todas las televisiones locales, incluso llegando a tener alguna reseña en el ámbito nacional.

Los integrantes de la organización, comandada por Vitolo y que realizan la labor de forma altruista, deciden continuar realizando el partido en Tíncer, un lugar muy bien conectado con el norte y el sur y que se encuentra en el mismo centro del área metropolitana, lo que supone mayor facilidad para la gente del norte y sur de la isla.

En los años 2010 y 2011, el partido se sigue disputando en Tíncer. Cada vez son más los “famosos” y futbolistas profesionales los que quieren asistir a apoyar a Vitolo en esta causa tan humana. Entre ellos destaca la presencia del futbolista del F.C. Barcelona y campeón del mundo con la selección española, el tinerfeño Pedro Rodríguez, que es totalmente fiel a la cita, además de realizar cada año un donativo muy importante.

El año 2012 supone otro cambio para la organización, ya que se decide que el partido se realice en el Sur de la isla. Exactamente en el estadio municipal de Adeje. El nerviosismo vuelve a aflorar, debido a la incertidumbre que provoca cambiar ochenta kilómetros el escenario del encuentro, aunque este contaba con un aliciente más: Vicente del Bosque, seleccionador nacional, acepta la invitación de acudir al encuentro. Éxito rotundo, al ocupar las 3.500 localidades del aforo, quedándose incluso cerca de mil personas por fuera, al estar todo el papel vendido.

En diciembre de 2013 el Heliodoro Rodríguez López, coliseo del fútbol de Tenerife, es el escenario escogido para el VII Encuentro Amigos de Vitolo. Más de 14.000 personas se dieron cita en el recinto capitalino para ser testigos, junto a las cámaras de Televisión Canaria, de “7 causas, un partido”. La recaudación obtenida, gracias a la colaboración de numerosas empresas, se destinó a 7 niños canarios, uno por cada isla. Futbolistas de primer nivel, exfutbolistas, periodistas, políticos, artistas de las dos provincias canarias sumaron fuerzas demostrando la solidaridad del pueblo canario. Un éxito que llegó a través de la pequeña pantalla a todos los hogares de Canarias y de fuera de las Islas que sintonizaron la señal de Televisión Canaria.

La experiencia de los que estaban con Vitolo desde el principio, la inclusión de nuevos miembros en la organización y la veteranía que estaba adquiriendo el partido con seis años en sus espaldas, entre todos deciden crear la Asociación Amigos de Vitolo, tratándose de una entidad sin ánimo de lucro, lo que supone un paso importante para la aspiración tan solidaria del que es el presidente de la asociación, Víctor Añino Bermúdez “Vitolo”.

Y como la historia se escribe con el paso del tiempo, dejamos abierto este libro para que se pueda seguir escribiendo en él durante muchos años más. Todo por el bien de los más pequeños y su calidad de vida.